Astronomía

Lo primero que vale la pena destacar, es que es una carrera muy linda. Estudiar astronomía es más que una vocación, es un estilo de vida, una forma de ver el mundo. En este sentido, es complicado concebir esta idea viendo el Plan de Estudios de la carrera y nada más, por lo que es nuestra intención transmitirles una sensación un poco más cálida.

A continuación, les contamos un poco sobre esta disciplina y las inquietudes que suele suscitar.

Qué es la Astronomía:

Es común que haya un gran desconocimiento de lo que es la Astronomía, pese a que es una de las ciencias más antiguas que desarrolla el ser humano. Muchas veces se relaciona la astronomía con observar por un telescopio, en otros casos se la asocia con buscar vida extraterrestre y en otras con objetos extraños como los agujeros negros, o mismo entender el origen del universo.
Estudiar la carrera de astronomía posibilita investigar (en mayor o menor medida), cualquiera de esas cosas, y mucho más. En la facultad (y más ampliamente, en el país), se desarrollan líneas de investigación en distintas ramas como lo son:

  • Ciencias Planetarias: Detección de planetas extrasolares (tema que ha tenido un boom en los últimos tiempos) y estudio de propiedades de objetos del sistema solar.
  • Cosmología: Estudio de la evolución del universo a gran escala (por ej.: teoría del Big-Bang).
  • Dinámica Estelar: La dinámica estelar estudia la evolución de un sistema compuesto por muchas estrellas (por ej. cúmulos o galaxias) en función de cómo cambia el movimiento de las estrellas que componen el sistema, debido a su mutua interacción gravitatoria.
  • Astrofísica: Se utilizan herramientas de teorías físicas para estudiar, por ejemplo, la vida y evolución de las estrellas, agujeros negros, estrellas de neutrones, etc.
  • Astrometría: Lo relacionado con la medición de posiciones y movimientos de astros en el cielo.
  • Medio Sol-Tierra-Luna: Estudiar cuestiones relacionadas con el campo magnético del Sol y tormentas solares, cómo afecta la actividad solar a la vida humana o a satélites artificiales, etc.

Sin embargo, el panorama es todavía mucho más amplio y se seguirá ampliando en vistas de la actual promoción de trabajos interdisciplinarios, lo cual llevó a que actualmente comiencen a desarrollarse otras ramas tales como:

  • Astrobiología: Desde un punto de vista astronómico, se estudian condiciones de habitabilidad entorno a estrellas (cuáles son las condiciones que deberían soportar organismos vivos para poder desarrollarse allí), la forma en que se generan los elementos químicos necesarios para el desarrollo de vida, etc.
  • Óptica: Estudio y mejoramiento de los equipos ópticos astronómicos para obtener observaciones de calidad superior y su implementación en otras ramas (como energías renovables, metalurgia, etc.).
  •  Astronomía Cultural: Intenta pensar las concepciones que los hombres de diversas culturas se han ido forjando sobre el cielo, las preguntas que le han hecho y las respuestas que le han dado, vinculando la vida de los hombres con cómo miraban e interpretaban el cielo.

Independientemente de la rama que se elija, no hay una única manera de trabajar, sino que en cada rama se pueden tomar enfoques más «teóricos puros» (lápiz, papel, cuentas), observacionales (tomar imágenes con distintos telescopios -¡puede incluir viajar a otros países!- y procesarlas para obtener datos concretos) y/o computacionales (simulaciones numéricas para, con un modelo, intentar reproducir la realidad).

La carrera:

Como dijo Newton: «el Universo es un libro abierto escrito en el lenguaje de las matemáticas». Es por esto que una parte esencial de la formación del astrónomo es adquirir una base sólida en Matemática y Física, ya que son herramientas imprescindibles a la hora de desarrollar cualquiera de las ramas nombradas anteriormente. Esta base se debe adquirir desde los primeros años, y es por eso que al principio la carrera se centra mucho en eso, pero es importante no perder de vista el objetivo con el cual se dedica tanto tiempo al estudio de estas ciencias. Se suele mitificar que es requisito ser un genio de las Matemáticas, pero no es más que eso, un mito; la realidad es que absolutamente cualquier persona con la suficiente dedicación y constancia es capaz de llevar adelante la carrera, sin importar si la matemática es algo que le apasione o no (aunque cierta afinidad hacia la misma suele ayudar mucho a no desmotivarse).

Salida Laboral:

El espectro de salidas laborales puede ser amplio dado que la formación que se obtiene permite abordar problemas que no sean exclusivamente del área de la astronomía, por lo que es posible encontrar astrónomos trabajando en ámbitos de empresas o gestión institucional. Dicho esto, las salidas laborales más frecuentes son:

  • Investigación: Hay una gran cantidad de grupos de investigación tanto dentro como fuera del país, y se tienen muy buenas posibilidades de obtener una beca doctoral por parte de organismos como la universidad, el CONICET o la CIC. Estas becas sirven para iniciarse en la investigación a la par que se desarrollan estudios doctorales; una vez finalizados, se suele comenzar con la carrera de investigador propiamente dicha.
  • Docencia: Se pueden dar clases de Matemática, Física o Astronomía, tanto a nivel secundario como universitario.
  • Extensión: El trabajo de extensionista puede abarcar desde guía de visitas en el observatorio, desarrollo de contenidos para el planetario, talleres para chicos o seminarios de capacitación para docentes.